¿Cuál será nuestro destino? – Por Luis Octavio Cotero Bernal –

¿Cuál será nuestro destino?

Amigo lector, me hago y le hago esta pregunta por qué todos los días se ven en los medios de comunicación las cosas negativas que nos pasan en lo económico, en lo político, en lo social y la constante en materia criminal; tanto oficial como no oficial y a la vez, cómo nuestros gobernantes en los tres niveles de gobierno, así como en todos los poderes de nuestro régimen “federal”, estatal y municipal nos hablan de cosas que nos hacen un país, un estado y un municipio feliz… que me parece una grave ofensa a la inteligencia del más imbécil de nuestra sociedad.

Frente a todo lo anterior se gesta esta cuestión, porque a mi juicio, creo que nuestras autoridades simplemente con sus actos y discursos tratan de salir del paso de cada situación que momento a momento en todo el territorio nacional sucede en todos los aspectos de la vida, sobre todo cuando hablan de combatir la corrupción, de someter al delincuente y de mejorarnos la economía que hoy por hoy, no obstante sus reformas mágicas que vendrían de inmediato a saciar las necesidades de todos los mexicanos y muy en particular a ese gran número que viven en la extrema pobreza sin ningún resultado cierto que por lo menos le pudieran dar alguna esperanza.

Si bien es cierto que a todos nos queda muy claro la total y absoluta ineficacia e ineficiencia de nuestros gobernantes, lo más dramático, creo yo, es que todo eso sucede, porque la sociedad de todos los estratos no hemos encontrado la brújula que nos dé un rumbo cierto y promisorio que nos saque del ostracismo en que quien cuente con el más elemental sentido de objetividad podrá darse cuenta de que nada es cierto de la fantasía de los políticos y peor aún, que pareciera que somos una sociedad acostumbrada a la corrupción, al engaño, a la sumisión y a la tolerancia que los políticos amafiados en los partidos que ya demostraron ser unos gusanos que sangran a la sociedad y que dejaron de ser el instrumento idóneo para hacer política.

A mi cuestión me surge la respuesta de que la sociedad debemos combatir ordenada y pacíficamente a la impunidad, a la corrupción, a la ineficiencia y a la ineficacia que nos tiene en tan grave estado de cosas, y que sólo restableciendo el estado de derecho auténtico y no el del discurso vacío que día con día invocan en los medios quienes están intromisados en el poder y que hoy las circunstancias los tienen en la peor crisis de credibilidad y de confianza de nuestra sociedad. Es urgente en particular que el gremio de abogados constituidos o no en organizaciones civiles y académicos de la ciencia del derecho ya dejemos el confort de la cobardía, la apatía, la irresponsabilidad y la corrupción a la que nos conduce tal actitud.

Me someto al más riguroso extremo de la crítica por mis comentarios aquí vertidos y también a la disposición de integrarme o de constituirnos en un grupo el que por lo menos piense e intente organizarse para cambiar la situación que vivimos y darle un horizonte a nuestro país, a nuestro estado y a nuestro municipio el que sobre todo los viejos como yo, recibimos hace sesenta años y que hoy estamos legando a nuestros hijos y nietos un aire y agua contaminados, un alto índice de corrupción y el más descastado y destrozado estado de derecho.

Mtro. Luis Octavio Cotero Bernal

locb15@hotmail.com

Acerca del autor

Jorge Vargas
El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "¿Cuál será nuestro destino? – Por Luis Octavio Cotero Bernal –"

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*