La castración y la corrupción nuestra desgracia – Por Luis Octavio Cotero Bernal –

La castración y la corrupción nuestra desgracia

Corre por ahí un chascarrillo que cuando el jefe le pregunta al subalterno la hora, la respuesta es las que usted diga jefe y me atrevo a afirmar que en este país en todos los niveles la actitud de los inferiores que viven más de cerca las funciones de las instituciones a las que deberían de servir honesta y correctamente por el interés bastardo de cuidar su chamba cuando el jefe les pregunta acerca de cómo va aquella institución al servicio de la sociedad de seguro la respuesta es, que todo está de maravilla como leemos en los medios todos los días que los titulares de los poderes en sus discursos nos pintan un país de maravilla sin problemas de seguridad, de justicia, de salud, etc. etc. cuando los simples mortales lo vemos totalmente contrario a lo que los políticos creen que nos venden en sus discursos que los medios propagan por todas partes.

Lo anterior lo sostengo entre otras cosas porque aquí en nuestro estado el gobernador ha dicho reiteradamente que dará todo su apoyo a las instituciones encargadas de la justicia ya sea en la procuración o en la administración y quiero pensar que no está enterado de la realidad, porque le engañan quienes tienen la encomienda de hacer que aquellos órganos funcionen adecuadamente y que eso le impida ver el desastre permanente y constante en esas instituciones que si algún día caminara por las distintas fiscalías regionales se enterará de la miseria económica y humana en cuanto al número en que disque funcionan y donde la sociedad va día con día cuando alguien esporádicamente decide hacerlo, porque un gran sector de la población que ha sido víctima en particular del robo a casa habitación y de lo que me consta, unos vecinos de una colonia de esta ciudad por el rumbo del sur solamente en una cuadra siete casas han sido víctimas de los delincuentes y a quienes le sugerí presentaran su denuncia y de forma espontánea su respuesta fue de no querer ir a perder el tiempo y exponerse a que los delincuentes se dieran cuenta de tal situación y volvieran a sus casas a vengarse, causándoles mayores perjuicios.

De seguro que el señor gobernador del estado no está enterado que hoy los policías son los jefes de los jefes; es decir, según la Constitución establece que las policías son auxiliares de los agentes del ministerio público y vaya usted a ver como es todo lo contrario que ni siquiera existe la cantidad suficiente de elementos investigadores para esclarecer los delitos ya denunciados que suman

aproximadamente ochenta mil más los que se acumulen esta semana en todo el estado y para muestra un botón basta, de la insuficiencia ya que tan sólo para investigar más de dos mil homicidios violentos del año pasado a la fecha hasta hace unos meses existían asignados para investigar estos delitos cuarenta y cinco elementos que espero no se haya reducido dado los exámenes de control y confianza y digo de la castración, porque pareciera que como en mi gremio, se calla el drama de la Fiscalía General en todo el estado, señor gobernador devuélvales el valor civil y dígales que no les va a pasar nada como consecuencia de que le digan la realidad.

Mtro. Luis Octavio Cotero Bernal

locb15@hotmail.com

Acerca del autor

Jorge Vargas
El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "La castración y la corrupción nuestra desgracia – Por Luis Octavio Cotero Bernal –"

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*