EXTRA URGENTE.

EXTRA URGENTE.

Las nanas televisión, tableta, computadora, teléfonos inteligentes, el WhatsApp, Facebook, Instagram y demás aplicaciones y enseres de la tecnología han fallado de manera letal en la educación de nuestros niños y jóvenes sin que sea menor la falla de los padres, tutores, educadores y demás responsables del destino de la niñez y la juventud, que no tan solo en México, sino en gran parte del mundo se ha desatendido tan importante responsabilidad, que si también importa lo que suceda en el resto del planeta, me parece de extrema urgencia el que los mexicanos atendamos el tema en cuestión.

Espero no ofender a nadie con estas letras y parecer un retrograda al ponderar el pasado donde los padres con las dificultades de siempre pudieron inculcar principios o valores que hacían posible la convivencia tanto en el seno familiar como en el vecinal, en el escolar y en el social, es decir, quienes tuvimos el privilegio de que nuestra madre nos atendiera día y noche en el hogar, en la escuela, en el vecindario y el padre se dedicara en cuerpo y alma a procurar el recurso que permitiera la subsistencia y la formación educacional, es decir, la pareja y regularmente siempre en un numero de cinco o más hijos lograron consolidar una generación de hombres y mujeres con principios y valores para alcanzar una sociedad evolutiva en todos los aspectos, pero que desafortunadamente en una modernidad, a mi juicio mal entendida, de una familia pequeña con dos o cuando mucho tres hijos, por la supuesta necesidad de aportar económicamente lo necesario, la pareja, en un uso mal entendido de la tecnología, por la comodidad y generalmente de acuerdo al estado de cosas que hoy vivimos por la irresponsabilidad, se delegó la educación y la formación con principios y valores a los elementos tecnológicos que ya me permití señalar y, eso me parece que no es lo grave, sino el desinterés paternal de orientar y vigilar el manejo de esos elementos modernos que no se pueden desaprovechar pero como todo se requiere de un manejo y vigilancia adecuado, para que generen el beneficio que puedan proporcionar para un mejor crecimiento y desarrollo humano y social.

Me parece de extrema urgencia el hacer este planteamiento dado los hechos acontecidos recientemente y desafortunadamente o lo más grave, dentro de los espacios de la educación, como lo sucedido al menor que se le causaron lesiones tan severas que le alteraron la salud mental como física de una manera extrema, así como el ultimo evento acontecido en el municipio de Tonala, Jalisco, en el que un menor de diez años de edad acuchilla a su maestra por el hecho de no permitirle el ir al baño, todo lo cual debe dejarnos en claro, que aunque la época pasada no fue perfecta, en la que los de cuarenta y más fuimos formados sin dejar de reconocer, que también hubo fallas, pero me parece que fueron menos graves y frecuentes, debido a la cercanía de los padres que siempre procuraron la armonía de la familia y hasta de vecindario, donde todo mundo sabía quién era, que hacía, de que vivía, y hasta donde iría en protección mutua de su persona y su domicilio, todo lo que hace urgente que las religiones, las escuelas, las sociedades de padres de familia y todos los sectores que inciden en la orientación de las personas recapitulemos y retomemos el rumbo que reestablezca la paz social, destierre la corrupción y restituya la credibilidad en las instituciones y muy en particular en la procuración y administración de la justicia y mucho más allá de estar generando más instituciones que solo han venido a crecentar la burocracia y a malgastar el precario recurso económico y humano que tanto hace falta en las instituciones ya existentes, las que son suficientes, solo falta hacerlas eficaces y eficientes.

Es hora de dejar el confort del desinterés en lo que es una prioridad de extrema urgencia, como lo es la educación y orientación oportuna y adecuada de los niños y jóvenes de nuestra sociedad.

                            MTRO. LUIS OCTAVIO COTERO BERNAL.

                            Locb15@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.