POR SIEMPRE OTERO.

POR SIEMPRE OTERO.

La semana pasada el Gobierno Federal y Estatal, tuvieron a bien y de manera irrefutable el rendir un homenaje a un insigne jalisciense muy en particular, Tapatío, al jurista conocido social y universalmente como Mariano Otero Mestas, que su nombre completo era José Mariano Fausto Andrés Otero Mestas.

Don Mariano Otero, que espero no reviva, porque se vuelve a morir, de tristeza, ira y vergüenza, al ver entre otras cosas la integración de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de la que él fue un día parte y que en su función de Legislador produjo leyes que le dieran consistencia a esa institución, para que tuviera una eficacia cierta, en beneficio de este pueblo del que estamos muy distantes, donde jóvenes, maduros y vetustos, no le rendimos homenaje con los hechos ni atendemos lo que él un día escribió, cuando decía que: “…condenaba a los retruécanos de las palabras y las frases sin ideas…”.

Y válgame la expresión sátira de que: ojala y no volviera a nacer Don Mariano Otero, porque un hombre de tan corta edad, pero indiscutiblemente un genio positivo que la naturaleza le dio a nuestra patria, ya que siempre busco en toda su trayectoria, tan efímera pero tan rica, pues como Diputado, que formo parte del Congreso Federal como Constituyente, donde aporto principios jurídicos que ya trascendieron casi doscientos años y aún perviven, dando muestra indiscutible de que el legislar es una gran responsabilidad, pues las normas deben ser perenes y perfectibles, mas no destructibles y nocivas ya que quien hoy las hacen, evidencian una abundante ignorancia, desvergüenza, deshonestidad e irresponsabilidad, de quienes asumen y buscan cargos de legisladores que indiscutiblemente nunca han tenido la idea de lo que significa tal cargo, pues la aventura es buena en el teatro mas no en el Congreso de la Unión, como así parece la obra de la aventurera en los escenarios por su éxito y sus innumerables representaciones, amigo lector ya es hora de sacar la casta, hacer uso de por lo menos un dedo de inteligencia, me parece suficiente para empoderar y elegir a los mejores hombres y mujeres que vengan a gobernar desde cualquier trinchera de los tres poderes y niveles de gobierno, quienes militamos en los partidos levantemos la voz y propongamos a los más capaces y no a los que más quisieran ser, porque no siempre son los mejores.

En esta ocasión quisiera con este modesto esfuerzo y que algún día por lo menos un joven y leyera estas líneas y conociera y tratara de imitar a un ser tan preclaro como lo fue el jurista Don Mariano Otero, que en su corta vida tuvo una carrera meteórica en la política como diputado local y federal, como Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que nos legó una gran responsabilidad y que ojala quienes integran el Poder Judicial de la Federación se dejaran de poses arrogantes, dispendiosas, con semejante presupuesto y buscaran el cómo sí de la justicia, mediante el instrumento que nos hemos dado que es el Juicio de Amparo.

MTRO. LUIS OCTAVIO COTERO BERNAL.

locb15@hotmail.com

Acerca del autor

Jorge Vargas

El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "POR SIEMPRE OTERO."

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*