Lo cierto es bueno

Lo cierto es bueno

 

Es inobjetable que solo la verdad en lo que se ofrece será lo bueno. Por estas fechas los abogados del país, estamos tratando de fortalecer con toda honestidad el más alto sentido de responsabilidad y lo más alejado de los intereses personales de quienes conformamos el foro nacional y que desafortunadamente, desde hace ya ocho años en la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México, por un interés bastardo de un pequeño sector de nuestro gremio, provocó una división que a estas fechas todavía se padecen las consecuencias, por eso sostengo que solamente lo cierto que se traduce en la verdad, genera buenos resultados.

            Hace cuatro años en Chihuahua, ese misma ralea de abogados, reincidieron en su conducta, pues después de una indiscutible derrota electoral, abandonaron el recinto en donde se llevó a cabo la elección, debilitando aún más la organización original que tanto esfuerzo ha costado, desde su constitución hasta su supervivencia, mas no obstante lo fraccionada que se encuentra esa Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México, es urgente que retomemos el rumbo y la unidad, pues es dramático el estado de cosas, que guarda el país, desde el punto de vista jurídico y no hay sector social más responsable de esa situación que el gremio de los abogados.

            La patria nos reclama que cumplamos con el deber moral y profesional que tenemos para con nuestra nación, pues no es posible que  sucedan transformaciones jurídicas que distorsionan hasta a los principios generales del derecho, tema que sirvió para que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos nos exhibiera, al declarar  que no existe el derecho al matrimonio homosexual, dejando a la Suprema Corte de Justicia de la Nación en espectacular exhibición, dado el pírrico criterio  de los ministros que la integran, respecto al tema de matrimonio entre personas del mismo sexo.

            Hoy que los partidos políticos igualmente están en un periodo de transformación, que la sociedad estamos viendo cómo lo hacen, por qué lo hacen y para qué lo hacen, que desde luego  a esta última interrogante, la respuesta es, para la búsqueda del poder, pero de  lo que sí deben tener conciencia, es que la sociedad no aceptará cualquier oferta para su ejercicio en el poder, sino que esperan cosas ciertas, lo que solo lo permitirá la objetividad y la realidad de su propuesta. Lo anterior tendrá que ser tan real, pues hasta el partido mayoritario en el poder ha dado apertura a las candidaturas independientes, al convencerse del hartazgo de la sociedad, del autoritarismo mendaz y desde luego irresponsable y pillo que ataca al patrimonio de la sociedad que se obtiene legalmente para generar el bienestar de la población a la que hoy por hoy, antes que otra cosa, nos urge la seguridad pública que nos garantice la vida y el patrimonio y después,  la educación y el resto de necesidades que el individuo necesita para subsistir, para crecer y superarse y con ello, generar una nación fuerte y digna que nos ponga en un auténtico estado de derecho y que sin temor a equivocarme, es la única forma de alcanzar un nivel de vida digno y decoroso para todos los mexicanos.

            Por eso les  insisto a mis compañeros abogados, dejemos el liderazgo personal que cada uno abanderamos y vayamos por el derrotero que nos lleve a cumplir con el compromiso social que adquirimos por el solo hecho de tener el grado académico de abogados.

Mtro. Luis Octavio Cotero Bernal

locb15@hotmail.com

Acerca del autor

Jorge Vargas

El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "Lo cierto es bueno"

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*