Los días son de ellas.

Los días son de ellas

La semana pasada se celebró el día mundial de la mujer, una celebración que me parece absurda, porque pareciera que solamente un día al año son hermosas, útiles, abnegadas, inteligentes, dignas, honorables, decentes, educadas, nobles, sensibles, prudentes, positivas, fuertes, sinceras, amorosas y todo lo que conlleva bondad, generosidad, humildad y grandeza de ese ser humano.

            Para nosotros los mexicanos, desde el punto de vista legislativo, porque así lo dice nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el hombre y la mujer ante la ley somos iguales. En otra ocasión habrá que ponderar como en su momento y en este mismo espacio ya lo he planteado, respecto al tema de las personas con tendencias homosexuales que en su momento y hablando de matrimonio, se sugirió el contrato andrológico para los hombres y el ginecológico para las mujeres.

            En esta ocasión surge la idea de abordar el tema de las mujeres, festejadas el día ocho de marzo y que al parecer así está instituido de manera universal y que parecería que está igualmente instituido el día de la madre, que más allá de ser mujer, es el ser humano que tiene el privilegio intransferible de generar vida, virtud de la que fue dotada indiscutiblemente de manera celestial, lo que la hace ser, el ser humano más adorable del universo, quien tiene esa condición de la maternidad y que igual disfrutan hombres y mujeres sin importar el sexo o la tendencia, por el solo hecho de darnos la oportunidad de nacer, aunque la vida no sea una línea recta de felicidad o un estado permanente de alegría, es por eso que considero que el ocho de marzo, el diez de mayo y todos los días del año, por todos los medios posibles, deben ellas entre sí y los varones, generarles un estatus cierto y seguro de desarrollo, en el ámbito que su feminidad o su naturaleza mejor dicho, les permita sentirse atendidas y disfrutadas, tal y como su naturaleza las hizo y con ello lograr  un mundo mejor para todos.

            La idea de escribir estas notas, se da además, porque en el medio en el que laboro, como ya lo he referido en ocasiones anteriores mi querido lector, al interior del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, con mucha frecuencia nos toca enterarnos de mujeres víctimas de homicidio, pero también desafortunadamente víctimas del maltrato físico y psicológico, a veces tan grave  como la misma muerte, por una agonía permanente  que les produce la pareja, pero que afortunadamente este gobierno ha puesto especial empeño para crear instituciones que vengan a generarles un cambio de situación psicológica y física, que no obstante todo ello, hay cobardes e irresponsables que mediante artimañas, evaden su responsabilidad económica, que obliga a estas a tener que dejar a sus hijos solos para ir a buscar el sustento que el irresponsable no les da y que esto se presenta hasta en servidores públicos de alto nivel, así como de bajo nivel, quienes gozan de una total impunidad.

            Esperemos pues, que con las recientes iniciativas presentadas al congreso del estado, en defensa de la mujer y sus hijos, se logre una mejor calidad de vida para ellas en nuestra sociedad.

Mtro. Luis Octavio Cotero Bernal

locb15@hotmail.com

Acerca del autor

Jorge Vargas
El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "Los días son de ellas."

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*