La solidaridad provocada

Como me he venido refiriendo en ocasiones pasadas, hoy los mexicanos y en este preciso momento, los universitarios jaliscienses, hemos logrado la solidaridad tan ausente entre toda la sociedad mexicana, a tal grado  de no saber quién es nuestro vecino de al lado y que si alguien es víctima de la delincuencia, lo que desafortunadamente es una constante, ni nos enteramos ni nos damos por enterados cuando la víctima sufre en su perjuicio la comisión de un delito.

            A la convocatoria del rector general de la Universidad de Guadalajara para manifestarnos el día de ayer, tal y  como lo pudimos ver, alumnos, académicos y administrativos, logramos sumarnos a la manifestación solidaria frente  a los acontecimientos que ha provocado el decir y hacer del presidente del país vecino del norte y sobre todo, hoy que vemos tantos paisanos deportados, quienes vienen derrotados, pero que lejos de consentir una situación  de tal naturaleza es el momento de que  en realidad seamos un pueblo solidario  en todos los aspectos con el objeto de  sacar al país del bache económico en que nos encontramos y todos cumplamos con el deber ciudadano que tenemos.

            Debemos lograr que pueblo y gobierno seamos uno solo, propiciando el combate a la corrupción que es el peor lastre que sufre nuestra patria, llevando al poder a servidores públicos que quieran servir y no medrar con el servicio público y los gobernados, cumplir con el deber cívico e inculcar a nuestros niños esa cultura tan ausente hoy en día, pues será el único instrumento que nos permita salir adelante y hacer un país fuerte y progresista, buscando  los recursos  y satisfactores necesarios con nuestras propias habilidades y posibilidades que la naturaleza nos ha dado y que muchos de nosotros las desaprovechamos y otros las dañamos irremediablemente

Es importante recuperar la conciencia cívica para alcanzar el nivel de vida que nos es posible, que necesitamos y que debemos legar los que ya entramos en la tercera edad, a los jóvenes y niños y que de no hacerlo, el futuro no es muy halagüeño. Es nuestra  responsabilidad el ser omisos y no cambiar de actitud en pos de un México mejor, cambiemos a una actitud activa y construiremos una gran patria.

            A los profesionales del derecho les insisto y por ser los conocedores de la ley, somos los más obligados a cambiar de actitud negativa o pasiva, dado que se ha permitido la impunidad en la corrupción, que es el tema de todos los días y que como en anteriores ocasiones ya lo he expresado, parezca lo que parezca, hay que reconocerle al gobernador del estado el que día a día, a quienes tenemos la oportunidad de estar en la función pública, nos exige guardar una conducta honesta y  al margen de que haya corruptores no debemos permitirnos el acceso a la corrupción, por el contrario,  se trata de castigar al corrupto y al corruptor; sin embargo, en la legislación vigente de poco o de nada sirve,  porque valga el ejemplo, nadie está dispuesto a perder un dedo, mucho menos la libertad.

 

Mtro. Luis Octavio Cotero Bernal

Locb15@hotmail.com

Acerca del autor

Jorge Vargas
El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "La solidaridad provocada"

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*