Porque ya sabemos pedimos dinero

Como decía Mahatma Gandhi, modestia aparte, le he venido platicando desde ocasiones pasadas que en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses con el apoyo del gobernador y el secretario general de gobierno, hemos podido gestionar con instituciones nacionales e internacionales, la tecnología de punta y la actualización para los peritos que ahí se desempeñan, lo que nos hace situarnos como la institución número uno a nivel nacional.

Cierto es que no se termina de aprender, pero ya contamos con la capacidad profesional para sacar adelante la demanda de los servicios solicitados por los órganos de procuración y administración de justicia, por eso es que seguimos buscando y solicitando los recursos suficientes, solo para lo indispensable que se requiere en dicha institución, jamás para eventos suntuosos, pues la austeridad no lo permite y el exceso de necesidades mucho menos.

Esto más que nada quiero decírselo a los diputados, a quienes les corresponde aprobar el presupuesto del gobierno del estado para el año próximo, permitiendo que se dignifique el salario de la plantilla de esta institución, donde bajo protesta le digo a usted, que no existen aviadores, que ahí solo se dan las horas extras del trabajo y de mutuo propio.

A instancia del gobernador hemos erradicado por todos los medios y en todas las áreas la corrupción y si usted amable lector o alguien a quien conozca tiene algún señalamiento, por favor hágamelo saber y de inmediato le haré frente, al final de estas líneas registro mi correo electrónico para que de necesitarlo, me lo comunique aunque sea solo una suposición.

En días pasados un vecino me decía que en el área de identificación de vehículos, lugar en el que los peritos verifican si los datos de los vehículos que remite la Fiscalía para su inspección, son los originales o están alterados y que dado el exceso de trabajo, nos llegamos a tardar en ocasiones hasta tres días, ni un solo día más y no los quince días como él me lo indicó, esto en el empeño de abatir la corrupción al interior de dicha institución.

No queremos sentarnos como aves frente a un cerdo corrupto o corruptor, que así le dijo Gandhi a su maestro que tanto le despreciaba al coincidir para tomar alimentos en el restaurante de la universidad, que cuando llegó Gandhi, el maestro le dijo: no se pueden sentar un ave y un cerdo a tomar alimentos y Gandhi respondió: mejor me voy volando. Así, aprendiendo de la sabiduría de este genio queremos cumplirle al ciudadano en esa encomienda tan noble y enriquecedora que se nos ha confiado.

Amigo lector, le seguiré informando cómo esta institución que se paga con sus impuestos, le cumple y se mejora, porque tal vez jamás se tendrán los recursos suficientes para hacerlo de forma desahogada, pero cuente con que en esta área del gobierno pondremos nuestro empeño para brindarle de manera oportuna, nuestro mejor esfuerzo.

Mtro. Luis Octavio Cotero Bernal

locb15@hotmail.com

Acerca del autor

Jorge Vargas
El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "Porque ya sabemos pedimos dinero"

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*