”Solo la verdad y la naturaleza” LUIS OCTAVIO COTERO BERNAL

 

Hoy abordo el tema que ya en ocasiones anteriores me había permitido citar en este espacio, pero entre otras razones, lo retomo  por la marcha de ayer que en nombre de la familia se llevó a cabo en distintas partes del país, convocadas según algunos, por una institución no muy legitimada para ello, atendiendo a la pederastia que se imputa a distinguidos y no, miembros de la mitra católica.

            Creo que al margen del convocante, toda la sociedad debemos de recuperar la credibilidad, conduciéndonos en lo privado y en lo público, en lo individual y en lo general, siempre apegados a la verdad y el que no, que sufra las graves consecuencias de la ley, pero mientras no se califique como grave el delito de falsedad ante las autoridades, seguiremos con esa debacle social en este hermoso país, al que por su grandeza natural no le hemos consumido totalmente, pero sí le hemos causado un severo daño en todo su contexto, de ahí que insista en cuanta oportunidad se me presente, respecto a que se adecúe la ley a la sanción grave para en principio acabar con el daño moral, económico, social, el cual destruye honras, familias, trayectorias, patrimonios, etcétera, etcétera. Actualmente, la forma en que está tipificado y sancionado por la ley penal de poco o de nada sirve, pues no obstante  mis cuarenta años de ejercicio profesional, no he visto en la cárcel ni a funcionarios públicos, ni a particulares por haberse conducido con falsedad lesiva en las condiciones que ya he referido.

            Aprovecho también para referirme una vez más al tema del matrimonio que reclaman seres humanos muy respetables, mas creo que la razón no les asiste, porque entre otras cosas a mi modesto juicio  considero que el ser diferentes en nuestro sentir y pensar, que ya de por sí, química y físicamente somos diferentes todas las personas, quienes en el tema de la homosexualidad difieren de la heterosexualidad, eso no discrimina de ningún modo y  al margen de mi opinión uno de los órganos internacionales más prestigiados del mundo, con razones y justificaciones altamente calificadas, ha determinado que de ninguna manera es discriminatorio el que no se llame o se celebre al contrato entre personas homosexuales matrimonio, pues la naturaleza se ha encargado de orientarnos a cada ser por el rumbo que caprichosamente decide y el que nos haga diferentes no puede considerarse discriminatorio, así pues coincido con el Tribunal de Estrasburgo respecto a que podemos ser una variedad de individuos y que como ahora es la homosexualidad, pudiera ser la heterosexualidad y se trata solamente de instituir un órgano jurídico diferente al contrato entre parejas del mismo sexo, que así como ellos no deben discriminar a los heterosexuales, tampoco estos pueden discriminar a los homosexuales y bien pudieran ser uniones tan dignas unas como las otras, que por múltiples razones y lo breve de este espacio no es posible señalarlas a detalle; sin embargo, no dejo de  puntualizar en el tema de la adopción, pues el derecho de los niños a nacer, crecer y desarrollarse como los mismos homosexuales que hoy que pretender adoptar a un menor, habrá que esperar a conocer su decisión cuando este posea capacidad legal e intelectual para decidirlo… si usted me permite en la próxima ocasión, trataré de concluir con esa idea, mientras tanto le ruego a usted, se sirva y considere compartirme sus comentarios.

Mtro. Luis Octavio Cotero Bernal

locb15@hotmail.com

Acerca del autor

Jorge Vargas
El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "”Solo la verdad y la naturaleza” LUIS OCTAVIO COTERO BERNAL"

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*