Para aprender

Ahora sí propios y extraños al medio de la procuración y la administración de justicia, tenemos que adquirir la cultura del nuevo sistema de justicia que es eso, toda una cultura.

Digo que propios y extraños, partiendo de que la teoría y  la práctica son cosas  muy diferentes y desde luego, porque cada persona tenemos una manera de interpretar la ley que nos hace caer en ocasiones, en discrepancias absurdas y en las más naturales, atendiendo entre otras cosas a la idiosincrasia de la sociedad mexicana, quienes estábamos acostumbrados a un trato que hoy por hoy tenemos que darnos todos de manera diferente; esto es, entre autoridad y sociedad.

Una de las grandes ventajas hablando de la materia penal, lo es, que al dar cumplimiento a los tratados internacionales suscritos por México, se privilegia a los derechos humanos, lo que obliga a la autoridad de igual manera a hacer las cosas de un modo diferente con una preparación profesional, que su actuación sea pulcra desde el punto de vista jurídico, que el beneficio más marcado que refleja la sociedad es el de eliminar la tortura que por tantos años se acentuó en nuestro país.

Hoy que ha entrado en vigencia el Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, sociedad y autoridades tenemos que aprender, desde un nuevo lenguaje hasta una actitud diferente que venga a complementar el propósito del gobierno, en particular, como lo señalé en el artículo anterior, el de abatir totalmente la corrupción, pero sobre todo el impedirla unos y otros en pos de una auténtica justicia para todos.

Cuando  se tenga la necesidad de acudir ante la autoridad en calidad de víctima, vamos a encontrar desde una nueva actitud hasta un lenguaje totalmente diferente, pero sobre todo con algo que venga a impedir en este nuevo sistema el rezago de los asuntos, pues hoy en día están institucionalizados en nuestro sistema jurídico, los medios alternos para la solución de conflictos que en la mayoría de los delitos, la autoridad tendrá que buscar estos medios para que las víctimas y victimarios encuentren mejores soluciones a sus conflictos sin necesidad de ir ante la autoridad judicial que implicaba o le implique en caso de no hacerlo, un trámite mayormente complejo, aunque en un sistema que puede ser abreviado y más corto, será más fácil y rápido resolver la problemática de unos y otros.

Este sistema conlleva un procedimiento más transparente y pulcro, tanto en el trato de las víctimas como del victimario, que desde los recintos proveídos de la tecnología necesaria para quienes tienen la gran responsabilidad de administrar justicia, lo hagan en las condiciones más adecuadas en el propósito de la ley  y de ser menos susceptibles a una injusticia que según el constituyente que fue quien estableció este sistema, fue el de darnos a todos los mexicanos total certeza jurídica por parte del gobernante.

A quienes integramos el gremio de los abogados, funcionarios y postulantes nos queda la innegable tarea de innovarnos, adquirir un conocimiento novedoso,  que en la práctica habrá que ver y buscar la uniformidad en la aplicación del derecho en este sistema, tanto el procesal como en lo sustantivo para evitar actitudes caprichosas por demás nocivas por parte de la autoridad jurisdiccional y el postulante, hacer y lograr la interpretación exacta de la norma y el desempeño oportuno y eficaz del servidor público y con ello, el postulante conducirse con toda probidad sin saber más que la autoridad, pero con la razón que le debe de asistir  en sus argumentos y defensa, como al mismo fiscal que pretenda dictar una interpretación extrema y nociva para el gobernado.

Mtro. Luis Octavio Cotero Bernal

locb15@hotmail.com

Acerca del autor

Jorge Vargas
El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "Para aprender"

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*