Al maestro

Al maestro

 

El día de ayer se celebró el día del maestro, un día que tiene que ser para todo el bien nacido, un día memorable, no tan solo para quienes tenemos el gusto de ser maestros, sino para maestros, ex alumnos, pero sobre todo para recordar a aquellos que se han ido y han dejado una huella perenne en nuestras vidas.

          Recientemente a nosotros los abogados nos ha pesado la pérdida de dos seres humanos que como tales, con virtudes y defectos, pero en particular me quiero referir al maestro Mora Luna, quien dejó en muchos de los que aún somos maestros y de los que ya dejaron de serlo, un profundo sentimiento de gratitud por las oportunidades que nos dio en la vida académica y en la orientación de la vida profesional y política y  cuyos éxitos han llegado hasta el senado de la república, donde todavía trasciende el quehacer de uno de sus pupilos que ha dejado huella en la vida política de su municipio, de su estado y hoy de su nación, y que el maestro Mora Luna ha de ver desde donde esté, cristalizados los anhelos que puso en muchos de sus alumnos, sobre todo en lo académico y en lo político,  es por eso que creo no debe pasar desapercibido este día del maestro, en el que por lo menos hay que recordar a aquellos maestros, que un casi contemporáneo del que este escribe es el maestro Felipe de Jesús Garibay Valle, bohemio y estudioso del derecho, quien también se adelantó en el camino recientemente.

          Ya en su oportunidad externé mis sentimientos por los maestros Ramón Castillo Llamas, un excelente laborista; Romero González, extraordinario civilista, quienes permanecerán también en nuestra memoria y que donde estén sepan que los recordamos con afecto y con un reconocimiento inmenso, por  todo lo que nos enseñaron en el aula y en los tribunales, quienes nos obligaron a todos aquellos que aun pululamos por las aulas a ser por lo menos tantito de lo que ellos fueron, sin ningún interés más, que el de formar buenos abogados que sirvamos a la sociedad y a la universidad que nos formó, nuestra alma mater, la Universidad de Guadalajara. Muchas felicidades a todos los maestros en su día.

 

Mtro. Luis Octavio Cotero Bernal

locb15@hotmail.com

Acerca del autor

Jorge Vargas
El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "Al maestro"

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*