Torre Eiffel –¡La Influenza y Yo!–

Torre Eiffel

Por: Miguel Ángel Labastida

(El Canciller Kissinger)

¡La Influenza y Yo!

SOY, hasta este día, un SOBREVIVIENTE. No de la Cordillera de los Andes, en Chile. Ni del Hundimiento del TITÁNIC, en aguas del Reino Unido.  Ni de la balacera, persecución y detención del Chapo Guzmán, en la ciudad Mexicana de Los Mochis, Sinaloa. Sé, que la  tuve. Aún me queda algo de ella. Pero, afortunadamente, cuando mucho me queda un 10 por ciento del pr0oblema. No culpo a nadie. Simple y sencillamente, son enfermedades que uno le toca sufrir. Por lo menos 12 días fueron críticos. De ellos, aunque salteados, no salí de casa en 6. Ot5rfos, salía de una a 2 horas para inmediatamente regresar. En los últimos 4 días, ya mis ausencias de casa fluctúan entre las 3 y las 5 horas. El Gobierno hace su parte. Pero, mucho tiene que ver el que cada uno de nosotros nos cuidemos para no enfermar. Se hace alarma de la INFLUENZA, DENGUE, ZIKA Y CHINKINKUYA. Y no le quito importancia. El problema de estos flagelos está latente. Cuando tenía 4 días enfermo, hice público, Vía  FACEBOOK, de mi situación. Recibí algunas muestras de solidaridad, que consistían en decirme; lo siento…. alíviate amigo…. Alíviate hermanito…..estoy a tus órdenes…. Lo lamento…..cuánto lo siento….. Cuídate…. Ánimo….. Estamos  contigo….Échale ganas, etcétera. De mi encuentro con la INFLUENZA, que consistió en acompañarme (¿??) casi 20 días, no culpo a nadie. Me descuidé y pues me tocó y ni hablar. No puedo satanizar a nadie. Me tocó y pues me tocó, y punto. Espero que en las próximas horas, quede totalmente liberado de este problema de salud, que no se lo deseo a nadie. Por cuestiones de Seguridad Personal, no asistí a ninguna clínica de salud. No vaya ser el Diablo que por órdenes del Supremo Gobierno Federal, y/o Estatal, me maten. Dos amigos médicos, y una enfermera, cuando los ocupaba asistían a mi casa (que rento) para asistirme y decirme que tenía que tomar. ¡¡No llores por Mí, Argentina!!

Pero, después de todo, no todo está perdido en San Petersburgo.

AGUEDA GALICIA

PUES con la novedad de que le legendaria Águeda Galicia Jiménez, aquella anciana que mantenía a los gobernadores y alcaldes de Nayarit agarrados de los huevos durante más de 35 años, sigue en la desgracia. Y muchísima gente quiere que así se quede el resto de su vida. Desde Octubre del 2014, no representa a nadie. Es, una simple ciudadana más de Nayarit. De un Millón 100 mil habitantes. Pero, desafiando a todo mundo, la señora declara a periodistas y se aparece en todas partes como en sus buenos tiempos en que los gobernantes en turno le daban todo lo que ella les pedía. A más de año y medio de su desgracia, los bonos de la estimada, apreciable y respetable señora, Adelaida Ibarra Rodríguez, se encuentran por las nubes. Más del 85 por ciento de los 13 mil agremiados al SUTSEM, anhelan que Adelaida será la nueva dirigente de esta otrora poderosa organización sindical. Por cierto que esta dama (Adelaida) es mencionada insistentemente de que el PRI la postulará como su candidata a diputada en el Segundo Distrito. ¡¡Dios Salve a la Reina!!

TODOS EN PLENA CAMPAÑA

Valiéndoles madre los cargos que tienen, en donde cobran entre los 400 mil y los 80 mil pesos mensuales más lo que se roban, 2 Senadores andan en campaña para gobernador. Otros tantos alcaldes hace lo mismo, así más y más personas que fácilmente llega a ser Una Docena. Y existen, por lo menos, 30 mil calenturientos nayaritas pretendiendo ser alcaldes, diputados locales, síndicos, gobernador y regidores. Y solo existen 310 puestos de elección popular. El gusto que le queda al autor de TORRE EIFFEL, es que a los otros 29 mil 690, se los va a cargar la chingada, conjuntamente con toda la bola de pedorr@s, arrastrad@s, guevones, parásitos y zánganos que los siguen. ¡¡Viva la Ley Anticorrupción, Cabrones!!

(Facebook: Miguel Ángel Labastida)

Acerca del autor

Jorge Vargas

El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "Torre Eiffel –¡La Influenza y Yo!–"

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*