Hagamos un México mejor

Hagamos un México mejor

En el aniversario 400 de la relación México Japón, el mexicano Carlos Kasuga Osaka de sangre japonesa nos invita a todos los mexicanos a que hagamos una reflexión y cambiemos de actitud en pos de una patria más digna, más grande, más fuerte.

El mencionado mexicano que en su elocución ante los quinientos diputados que integran la Cámara Federal de nuestro país y que de acuerdo a la ley, aunque no sea cierto en muchos de ellos, son los representantes del pueblo mexicano y por su conducto nos conmina a todos a que hagamos nuestro mejor esfuerzo de honestidad, de eficiencia, de a comedimiento, de entrega en la actividad que nos toque desarrollar y creo que muy en particular, esto nos viene bien a quienes estamos en el servicio público que esa sola circunstancia nos enaltece y que sería mucho mejor si cubriéramos tales expectativas.

Es urgente que quienes estamos al frente del servicio público y hoy por hoy ante los escases de recursos económicos, cambiemos la cultura de todos y cada uno de quienes formamos parte de la nómina de la Federación, del Estado o del municipio, ello se puede lograr desde luego con el ejemplo y concientizando a cada uno de los servidores que tenemos la oportunidad de estar ahí, realizando en nuestro trabajo todo aquello que nuestra formación y responsabilidad nos permita hacer en el tiempo y en el espacio que nos toca laborar y no eludir sin justificación alguna, el que hacer que otros tienen qué hacer y que por razones de tiempo y espacio no lo alcanzaron a concluir en su jornada laboral y se tenga que hacer hasta dentro de veinticuatro o setenta y dos horas en alguno de los casos, como luego se aprecia en la gran mayoría de las dependencias públicas donde la burocracia infame hace que las instituciones vengan a menos, que no se cumpla oportunamente con el servicio y que impunemente se afecte a la sociedad en su economía, en su tiempo y en sus intereses personales por una actitud indolente de un burócrata mediocre e irresponsable.

No es tiempo de por todo o por nada estar reclamando horas extras y tener instituciones que de poco o nada sirven a la sociedad, es el momento de que todos vallamos con un afán patriótico de alto civismo, de buena voluntad y despojados de toda indolencia, deshonestidad e indiferencia, porque hay quienes así lo hacen y cumplen eficazmente con su deber moral y profesional en el servicio público, con el único fin de eficientar a las instituciones, de mantener nuestro empleo y de merecer cuando sea posible el reconocimiento de la sociedad a la que servimos, de la institución

dentro de la que laboramos y lo más importante, la satisfacción del deber cumplido para consigo mismo, nuestra familia y por sobre todo con nuestra comunidad, con nuestro Estado y con nuestra patria.

No me considere que me estoy inmolando y le parezca cursi lo que aquí expreso, pero me parece una cobardía y una mediocridad el no pensar y más que nada, el no tratar de cambiar nuestro estado de cosas que nos hemos propiciado nosotros mismo por no cumplir responsablemente con nuestro deber ciudadano que por siglos hemos dejado, una gran mayoría, a que otros hagan lo que nosotros también debemos de hacer.

Mtro. Luis Octavio Cotero Bernal

locb15@hotmail.com

Acerca del autor

Jorge Vargas

El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "Hagamos un México mejor"

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*