La adopción imposible

La adopción imposible

Hoy por hoy para vergüenza de la humanidad si es que a la humanidad así se le puede llamar, porque todos los días y por todas partes se ven más niños maltratados y asesinados por sus propios padres, que los mismo animales. Así como niños abandonados por doquiera, madres adictas que engendran y paren sin el más mínimo sentido de responsabilidad.

Si bien es cierto que puede haber y ha habido tráfico de menores, también lo es que hay muchas parejas a quienes  la naturaleza no las dotó de la virtud de poder engendrar y parir a un hijo, les ha sido y les es casi imposible alcanzar la adopción de una criatura en  desgracia y que bien pudiera encontrar una pareja heterosexual como hay tantas, buscando y luchando contra las mismas autoridades el poder alcanzar la tan deseada adopción de una criatura a la que pretenden proveer de lo mejor para el desarrollo adecuado de un individuo, lo cual  me parece que si el Consejo Estatal de Familia no se opusiera como se opone sistemáticamente a las adopciones, si no que de una manera ágil y eficiente, hiciera los estudios e investigaciones de las personas adoptantes se evitaría la desilusión y la deserción del interés de adoptar a un infante.

Todo lo anterior lo digo, porque entre otras y tantas cosas como el hecho de llamar a los adoptantes y a la sedente del menor a que juntos tengan pláticas que concluyan en la mejor opción para el menor que desde luego, tal propósito es lo deseable, pero no se puede hacer que compitan ante quien por la miseria en que vive o la precaria salud con que cuenta, tenga prácticamente que disputarse la paternidad con otros dos seres humanos nobles, que en el afán altruistas de realizar la vida de un ser humano que luego se tenga que decidir por este instituto salomónico como lo es el Consejo Estatal de Familia si se autoriza o no aquella adopción.

No se debe de perder como está en nuestras leyes y lo tenemos pactado en los tratados internacionales el interés superior de la niñez que como en otras columnas ya lo he manifestado al analizar el establecimiento en la legislación de la adopción por parejas homosexuales que bien puede ser o es que son seres humanos con un alto sentido de responsabilidad y sensibilidad, pero la naturaleza nos obliga como cuando se desvían los causes de los ríos que luego por más que son desviados, buscan su cauce hasta que lo encuentran y en ocasiones a un alto costo para la sociedad.

Estimo urgente que las instituciones encargadas de proteger los intereses de los niños sean más que eficientes y ágiles en la tramitación de una adopción que no lleve a los adoptantes como constantemente sucede a un estado de desesperación y de impotencia entre otras cosas para cumplir en esta vida con lo que la naturaleza les negó. Esperemos que esta nueva legislatura electa, atienda esta necesidad tan urgente, tan dolorosa y tan sensible para que nuestros niños en desgracia pronto encuentren un hogar que les dé una vida plena.

 

Mtro. Luis Octavio Cotero Bernal

locb15@hotmail.com

Acerca del autor

Jorge Vargas

El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "La adopción imposible"

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*