La eficacia no se da por decreto – Por : Luis Octavio Cotero Bernal

La eficacia no se da por decreto

Las leyes son instrumento para regular el desempeño del servicio público y ordenar y armonizar a la sociedad, que por conducto de sus órganos legislativos en los tres niveles de gobierno las crean.

Me surge la inquietud de analizar el por qué nueve mil seiscientos treinta elementos policiacos son echados a la calle a buscar una aguja en un pajar y válgame el ejemplo, para referirme a una persona apodada el Chapo de quien dicen se fugó. Ese número de elementos qué formación tienen para la localización disque de un prófugo de la justicia, pues pareciera que es nula o precaria su capacitación para localizar a una persona.

En la actualidad dado el avance tecnológico que existe aunado a un buen equipo de localización, es fácil para cualquier mortal identificar a alguien solamente por el hecho de portar un aparato telefónico, equipo con el cual la autoridad ya debería de contar en estos tiempos. Sin embargo, a un delincuente de alta peligrosidad como se califica a esta persona, no es posible ubicarla ni con estos casi diez mil policías. Que por respeto a los derechos humanos no se le incrustó en la piel un artefacto que permitiera su localización; sin embargo, bien podían imponerle en alguna parte de su fisonomía, un instrumento superficial que permitiera su ubicación permanente. Lo anterior demuestra a mi juicio que les hace falta capacitar en todas las áreas de la administración pública a quienes tienen la suerte o el honor de recibir un nombramiento de servidor público y no estar pensando o ideando acciones, más que nada represivas y nada resolutivas de la problemática que aqueja a nuestra sociedad.

Lo anterior lo comento, porque está en ciernes legislar, una vez más, leyes que vengan a combatir a corruptores y corruptos, que pareciera que se victimiza al corrupto, porque es víctima del corruptor que en busca de su objetivo se desprende de lo propio o del producto del ilícito para que el supuesto corrompido haga o deje de hacer lo que la ley le impone y que como actualmente en el Código Penal del Estado, se castiga tanto al que da como al que recibe, lo que hace que no exista ningún proceso en el que el corrupto y el corruptor sean objeto de la causa para ser sancionados por la autoridad jurisdiccional, lo que desde luego nunca sucederá, ya que ninguno de los dos actores va a consentir perder su libertad. Por el contrario, si solo se sancionara al corrupto, éste no se expondría a la traición de algún corruptor y de esa manera me atrevo a afirmar, se abatiría a la corrupción y lo mejor de todo, se provocaría la eficiencia y la eficacia en el servicio público y se dejaría de brindar el pobre espectáculo de la ineficacia en el servicio público, como lo viene a ser el caso de que en los supuestos reclusorios de máxima seguridad se fugan los internos. Contra lo que sí se atenta de manera drástica es contra los derechos humanos de quien en el ejercicio de la profesión se ve denostado, denigrado y lastimado en la supuesta y falaz acción de evitar, en el caso de los reclusorios federales, la evasión de los delincuentes.

Mtro. Luis Octavio Cotero Bernal

Locb15@hotmail.com

Acerca del autor

Jorge Vargas
El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "La eficacia no se da por decreto – Por : Luis Octavio Cotero Bernal"

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*