BUENAS Torre Eiffel Por: Miguel Ángel Labastida (El Canciller Kissinger)

BUENAS

Torre Eiffel

Por: Miguel Ángel Labastida

(El Canciller Kissinger)

HOY no quiero hablar de corrupción ni de ratas. No. Quiero hablar de cosas BUENAS. Excelentes. Dos de ellas me sucedieron a mí en lo personal. En 6 noviembre del 2013, viajé a la ciudad de Guadalajara para dormir allá porque otro día, porque otro día, a las 7 de la mañana, tomaría un avión que me conduciría a la ciudad de México y de allí otro a Acapulco. Pero, resulta que en la sala de abordar el autobús Ómnibus de México en la central camionera de Tepic, saqué mi billetera. Cuando creí que la guardaba, resulta que la dejé en uno de los asientos de la sala de espera y así me subí al autobús. Obviamente, sin dinero y sin documentos. Solo traía la credencial del INAPAM, porque ya estoy viejito, como muchos de ustedes ya lo saben. No me doy cuenta de nada hasta estar en el hotel de Guadalajara, a donde debo de aclarar que me esperaba un matrimonio amigo mío y uno de sus hijos de 13 Años. Ellos me invitaron. Son de Hermosillo, Sonora. Los puse al tanto del suceso. Pero, confiamos en que me dejarían abordar el avión con la credencial antes referida. Pues no. No resultó así; por más que intentamos convencer al personal del Aeropuerto. Mis amigos y su hijo sí hicieron el viaje y me dieron cierta cantidad de dinero la suficientes como para regresarme en taxi de la terminal aérea a la central camionera de Zapopan y de allí a Tepic. Me lamenté sobremanera de la pérdida de mi dinero, mis documentos y de mi viaje a ese paradisíaco puerto guerrerense de fama internacional. Jamás pasó por mi mente llegar a Tepic para intentar encontrar lo perdido, porque lo consideré prácticamente imposible. Faltando unos 5 kilómetros para llegar a esta ciudad, capital del Estado Mexicano de Nayarit, se me ocurrió que al llegar intentaría ver qué se pudiera hacer, pero siempre con la idea de que todo sería en vano. Pero, ándale que al llegar, de inmediato, pero con toda la calma del mundo, me dirijo a un guardia, éste me informa que efectivamente ellos encontraron la billetera, y que le llamaría en esos momentos al Jefe de Seguridad de la Central Camionera para que personalmente me la entregara. En 5 minutos el señor, que anda en una silla de ruedas eléctrica, muy amablemente me saluda y me hace entrega de la billetera intacta con dinero y documentos. Le quise dar algo como recompensa, y se negó rotundamente. Pero, al que sí le regalé algo de dinero, fue el guardia de seguridad al que abordé primeramente. Total que el viajecito a Acapulco, lo hice exactamente un mes después, 7 de diciembre del 2013, porque mis amigos, que sí hicieron el viaje, y que tienen dinero, arreglaron todo por teléfono con la agencia de viajes desde Acapulco, para cambiar la fecha de mi salida, no sin ante$$ pagar algo má$$. Y el viaje, entonces lo hice solo. ++++ Otro caso bueno me pasó hace unos 10 días, cuando acudí a ver un asunto a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) aquí en Tepic. Desde que abrí la puerta para entrar, y al abrirla para salir, no pasaron más de 4 minutos y fui excelentemente bien atendido, lo cual me dejó perplejo y anonadado.

Eso demuestra que después de todo, no todo está perdido en Varsovia.

RIO DANUBIO

Hay luego les comento sobre los 300 aviadores que existen en la UAN, en donde muchos zánganos cobran sin trabajar, contando con la complicidad del “Siñor” Rector, además de tener otros importantísimos puestos en la política, (Políticos pesados) y de los 1500 aviadores de la SEP, y de los 1180 maestros muertos, jubilados y pensionados que cobran como si trabajaran en la misma SEP. Si quieren demandar a alguien, demanden a Francisco Javier Sandoval, que descubrió la mierda que brota en la Universidad, y que lo publicó, con pelos y señales, en todos los medios masivos de comunicación habidos y por haber, y a Claudio X. González, de la Fundación Mexicanos Primero. ¡Ajúa, cabrones! ¡¡No llores por mí, Argentina!! ¡¡Viva la ROBOLUCION Mexicana, Hijos de la Chingada!!

(e-mail: cancillerkissinger@outlook.es) (Facebook: Miguel Ángel Labastida) (CELULAR: 311 111 29 36)

Acerca del autor

Jorge Vargas
El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "BUENAS Torre Eiffel Por: Miguel Ángel Labastida (El Canciller Kissinger)"

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*