La ONU y la corrupción jalisciense – Por: Luis Octavio Cotero Bernal –

La ONU y la corrupción jalisciense

Si no existiera la corrupción en nuestro estado y no la reconociera el gobierno para qué celebrar convenios con la ONU para que nos ayude a que en la contratación de servicios para proyectos se realicen con toda transparencia y desde luego ha de ser para combatir la que tácitamente se reconoce al suscribir ese convenio y que tal parece nuestras instituciones y la sociedad jalisciense no hemos podido ser aptos para combatir tan arraigado, constante y real mal que tiene al país en estas condiciones.

Como lo he venido señalando en otras ocasiones el referir las cosas nocivas que suceden en nuestra sociedad creo que es lo que debemos de hacer todos para alcanzar una condición social y gubernamental decorosa y digna que vinieran a abatir tan lacerante mal que como en esta conducta en otras ocasiones ya lo he señalado es muy conocido y sobre todo de los constructores que no forman parte del padrón de proveedores del gobierno del estado de una persona de nombre María Luisa y que le apodan la Z40 que es la encargada de instruir a todos los presidentes municipales y más que instruirlos, someterlos a que los cabildos aprueben tales y cuales obras así como las constructoras que las deberán ejecutar y que en el ámbito de la administración de justicia del fuero común como todo mundo lo sabemos en el medio de los abogados las oficialías de partes en materia penal como en la civil, mercantil y familiar del Primer Partido Judicial son un instrumento de manipulación de las demandas y las causas penales éstas últimas que en ese manejo manual y caprichoso se dirigen a determinados jueces con la corrupta intención del manejo jurídico de las causas y desde luego con intereses económicos y así en las demás materias en las que se comercia con la inducción que interesa a los actores en el juicio a determinar sus grados con propósitos que bien son o pueden ser ventajosos, deshonestos e inequitativos para alguna de las partes lo que hace que lamentablemente nada tengamos que celebrar en el aniversario de la Constitución del Poder Judicial del Estado.

Tan evidente es la falta de voluntad para combatir la corrupción que si nos pusiéramos a ver el patrimonio y el ritmo de vida que tienen nuestros “servidores públicos”, así como el patrimonio y desde luego tomando en cuenta su situación patrimonial que poseían y al ritmo de vida que tenían antes de ser funcionarios como dicen por ahí si el ave camina como pato, hace cua cua como pato y parece

pato lo más seguro es que sea un pato, así lo más seguro es que nuestros funcionarios poco o nada pueden presumir de honestos.

El gobernador actual, en épocas de campaña nos convocó a sus pares para escuchar nuestras propuestas y entre otras que le hicimos le pedíamos el que se reformara el artículo del Código Penal que establece que deberá sancionarse penalmente al que da como al que recibe y se propuso que se suprimiera castigo para quien da ya que el que lo hace, lo hace por necesidad de tener la certeza de que las cosas se hagan conforme a derecho ya que de no ser así el funcionario no se atrevería a hacer aquello por lo que recibe la dádiva y el que la da desde luego no tiene interés en deshacerse de su patrimonio por algo que es su derecho y es el caso que ni a colación se ha traído el tema mucho menos que se envíe una iniciativa al Congreso del Estado que por las cuentas aprobadas a la administración del Estado anterior desde luego que no atenderían tal iniciativa.

Mtro. Luis Octavio Cotero Bernal

locb15@hotmail.com

Acerca del autor

Jorge Vargas
El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "La ONU y la corrupción jalisciense – Por: Luis Octavio Cotero Bernal –"

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*