Y POR DECRETO, SE HIZO LA LUZ

Y POR DECRETO, SE HIZO LA LUZ

por: Luis Octavio Cotero Bernal

Ahora que se instituya la cadena perpetua en el Código Penal del Estado, de seguro se va a combatir la delincuencia, con el decreto que reforma la Ley para los Servidores Públicos del Estado de Jalisco, mal llamada “anticochinos” en la que se establece, que en los juicios laborales promovidos por los servidores públicos, solo podrán reclamarse salarios caídos hasta por un año; en la Ley de Movilidad se establece la facultad a los policías viales de detener, sin motivo alguno, los vehículos que se les ocurra; la reforma fiscal que va a resolver la economía de todos los mexicanos, la Ley Anti-lavado de dinero, que va a evitar que la delincuencia tenga más capacidad de desarrollo y movilidad.

Qué lamentable y despreciable es el hecho de que nuestros gobernantes, lejos de decirnos o de hacer leyes y reglamentos que los hagan más eficientes, más honestos y, desde luego, los más sujetos a la ley en todos sus términos, y que se invierta todo lo necesario en lo más urgente,  que en principio sabemos, que en este país es la seguridad jurídica y la seguridad pública, para estar en condiciones de que además de que se les capacite con el más alto índice de conocimientos en el desempeño de su función, desde el más modesto servidor público, hasta el más encumbrado, que  no nos vuelva a suceder, que cuando le pregunten cuales fueron los tres libros de su vida que más lo influenciaron, conteste que no los había leído.

Estoy seguro, que daría mejor resultado el tener elementos policiacos, de los distintos rubros, ahora de la Fiscalía General del Estado, si la Policía Preventiva  fuera la más inteligente, la más preparada, muy bien remunerada, de honestidad a toda prueba, en un número suficiente para cubrir las necesidades de todo el territorio del Estado; que a la Policía Investigadora, igualmente, se le dotara en tiempo y en forma, en equipo y en recursos, que le permitan cumplir con tan delicada misión, dotada de armamento y tecnología suficiente y de actualidad; y no como sabemos que se desempeñan, con vehículos destartalados, con armas inferiores a las de la delincuencia, sin tecnología suficiente y recursos económicos oportunos, y tantos elementos como los que sean necesarios, que me atrevo  a afirmar, se requieren más del doble de los que actualmente laboran en esa institución, así como agentes del ministerio público y actuarios, que igualmente se requieren otro tanto de la plantilla existente, y, desde luego, con  un incremento salarial de,  por lo menos,  el cien por ciento del actual, que les permita una vida decorosa a ellos y a sus familias y la permanente actualización, teórica y práctica, que les permita estar actualizados e integrar averiguaciones completas y correctas que permitan llevar al justiciable dentro del marco constitucional y legal que nos rige y dejar de hacer delitos y delincuentes, como hasta ahora que en las cárceles se encuentran un alto número de inocentes que ahora son resentidos y que saldrán bien capacitados para delinquir en las escuelas del crimen que tenemos por reclusorios.

En cuanto a la miscelánea fiscal, más que reforma, y a la Ley Anti lavado de dinero, que son eminentemente recaudatorias y que traen como consecuencia la ausencia de capitales y, por ende, lo que ya está de manifiesto, la recesión que tiene como consecuencia el desempleo y, desde luego, el nulo crecimiento del país y desafortunadamente, el de la delincuencia crece por la falta de oportunidades.

Ojala y dejemos la “decretitis” y hagamos pueblo y gobierno lo suficiente y necesario, oportunamente.

Acerca del autor

Jorge Vargas
El Lic. Jorge Javier Vargas Lopez

Se el primero el comentar. en "Y POR DECRETO, SE HIZO LA LUZ"

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*